Red de noticias universitarias

 

31 oktober kl. 19:58 · 

 

Sentencia condenatoria contra Federico Pinaya Céspedes y Tito Wilson Ayaviri

 

La pena impuesta es de 3 años y 6 meses, que deben ser cumplidos en la carcel de San Pablo de Quillacollo, por los delitos de estafa, falsedad ideológica y uso de instrumento falsificado, con su agravante de victimas múltiples.


Esto confirma que los profesores del magisterio de base y el frente Urma que apoyo con el patrocinio de la Dra. Fabiola Bustillos y el Dr. Jarlin Coca tenían razón, el señor Federico Pinaya utilizo la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba el año 2007 y luego la Confederación Nacional 2012 para estafar a cientos de profesores haciéndoles creer que les daria viviendas sociales con el apoyo del gobierno (Ciudadela Universitaria en Paucarpata Quillacollo), Pinaya logro a través del engaño y el ardid hacer que los profesores depositen sus pequeños ahorros en su cuenta personal donde reunió casi un millón de dólares, dineros que utilizo para su conocida vida de borracho y mujeriego. 


Federico Pinaya es el tipico dirigente vendido, la ficha eterna que utilizo el gobierno para aplicar politicas contra el magisterio boliviano. 


Las victimas fueron perseguidas y amedrentadas por el dirigente que utilizo mas de una el miedo hacia el ministerio de educacion controlada por su partido “PC” para atemorizar a los profesores que lo denunciaban. 


después de muchas acciones dilatorias y chicaneria jurídica, el juicio oral llego a su conclusión, la contundencia de las pruebas, la declaracion de los testigos de cargo y descargo solo podían dar como resultado que Pinaya estafo, engaño y se aprovecho de la confianza de sus bases para extorsionarles dineros.


La denuncia pública y movilización de las víctimas fue la clave, para lograr se justicia y que estos delincuentes paguen por sus crímenes, todavía quedan algunos pasos como la apelación que seguro haran para burlar la sentencia, debemos estar unidos y movilizados para que la justicia no revierta esta sentencia. 


Finalmente debemos aclarar que en el proceso el señor Federico Pinaya entro en acuerdos oscuros con el señor Elmer Revollo, dirigente renovado quien se retiró como víctima del proceso penal, favoreciendo a los estafadores. Las bases sabrán ajustar cuentas con estos individuos indignos de llevar la representación del magisterio urbano. 


¡Mueran los dirigentes corruptos y vendidos al gobierno!