Partido Obrero Revolucionario

Evo fascista: 


No debe haber pluralismo en los sindicatos

 

 

En ocasión del 66 aniversario de la Nacionalización de las minas en 1952, el déspota endiosado Evo Morales ha vuelto a señalar que en los sindicatos no debe haber independencia sindical ni pluralismo ideológico. Esta concepción fascista muestra de cuerpo entero el contenido antiobrero del gobierno del MAS.

 
Para el fascismo la independencia sindical y el pluralismo ideológico son intolerables. El MAS, está en la misma línea.


¿Qué es el sindicato?


El sindicato es una creación de los trabajadores para defenderse colectivamente de los abusos del patrón (la burguesía) y del Estado burgués. Los intereses inmediatos que se refieren a las condiciones de vida y de trabajo, constituyen la actividad natural del sindicato. El sindicato aglutina a todos los trabajadores, independientemente de su filiación partidista, de su alineamiento ideológico o religioso; es lo más amplio y democrático posible. 


Los dirigentes están en la obligación de responder de todos sus actos ante las bases y actuar de acuerdo a lo que ellas decidan. El punto de partida de la democracia sindical radica en el respeto a la voluntad de las bases y el combate a toda forma de burocratización de las direcciones que concluyen defendiendo los intereses de los patrones.


¡Cuánta impostura! ¡Cuánto cinismo!


Para la burocracia vendida de la FSTMB, el apoyo al gobierno pro burgués del MAS es nada menos que la materialización del gobierno-obrero campesino que postula la Tesis de Pulacayo.


La respuesta obrera desde la Tesis de Pulacayo:


“¡Guerra a muerte contra el capitalismo! ¡Guerra a muerte contra el colaboracionismo reformista!

 

¡Por el sendero de la lucha de clases hacia la destrucción de la sociedad capitalista!”